LE PAISAGE (The final show) de Ángel Padrón hasta el día 26 de enero…

Ángel Padrón - ARTIZAR
“No se puede esperar sino un resultado fragmentario, tanteos y estudios,
ensayos y esbozos. Un recorrido circular e inacabado….
Giros alrededor de una idea como quien circunvala una isla.”
Ángel Padrón.
La última muestra expositiva del artista Ángel Padrón Le Paisaje (The final show) en el ExConvento de Santo Domingo, se mueve en una dimensión común a toda su producción. Es inevitable identificarle con una sólida noción de espacio y todas sus variantes tanto afines como sus propias negaciones donde los cuerpos celestes y las sombras proyectadas son la negación de la figura como transfiguración corpórea. Lo que queda de ella son sombras chinescas dentro del contexto terrenal en precario equilibrio continuamente a punto de precipitarse en el vacío.
Es un paisaje minimizado que incorpora mecanismos de defensa contra la acción humana no sólo de un modo cotidiano y social, si no en cuanto a los usos del arte como herramienta de expresión subversiva que transgrede los límites de terrenos plásticos como los usos actuales de la pintura, la fotografía, las instalaciones que poco a poco van perdiendo sus significados primigenios acomodándose a discursos conceptuales ya manidos. Este artista se mueve entre estos márgenes conceptuales y plásticos como crítica, haciendo uso de imágenes-ideas como habitáculos y carreteras limítrofes con curvas, ambos parecen ser parte de recursos físicos o formales en las obras que actúan como marco y por tanto como frontera última. Pero de repente encontramos esa curva de asfalto que se adentra en una oquedad invisible, en un mundo paralelo o simplemente es una arruga en el espacio.
El uso de la sombra o de la silueta ennegrecida demuestra que nuestra percepción visual es una herramienta de supervivencia. Los ojos no sólo muestran aquellos que se nos presenta delante, la información visual se sintetiza y se analiza rápidamente para identificar todo lo que no se nos presenta de manera natural y se oculta tras la maleza de imágenes basura que se nos presentan día a día. Gracias al uso de esta estrategia de delimitar los espacios podemos deambular por ellos sin ser atacados por su proximidad.
Este artista contempla pero no habita, no se hospeda en sus paisajes, les brota para luego abandonarlos. Ejecuta parámetros geográficos que se convierten en islotes estelares que conforman esos paisajes salpicados de luces fragmentadas que se retrotraen hacia aquella insularidad que tanto preocupaba a artistas como Juan José Gil, cuya noción de isla se vivía generacionalmente como un cerramiento asfixiante. Ángel Padrón se pregunta a sí mismo dónde acaba una imagen-paisaje y dónde comienza otra, no necesita exteriorizar la noción de isleño, de modo que La Isla a veces solar abandonado, a veces sombra nocturna es una arruga estelar en el mundo perceptivo global y abierto.
Dalia de la Rosa
Ángel Padrón ARTIZAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s