“MENDIVE” la nueva muestra del maestro cubano en Artizar

Los trabajos de Manuel Mendive (La Habana, 1944), contienen el aliento de las revelaciones y la expresión ritual que, desde W. Lam, ha sido uno de los rasgos de identidad del moderno arte cubano.

Como una emanación casi telúrica de su estudio-refugio en Monte Blanco, su obra ha sido siempre voz de la naturaleza atravesada por el tiempo, y sus formas evocaciones primordiales, visualizaciones de un universo metamórfico y transustanciado en el que seres,  animales, plantas, objetos, paisajes…, han devenido una totalidad de génesis interdependientes que configuran su incuestionable y personal poética.

 

Han pasado algo más de ocho años desde que la Galería Artizar iniciara su colaboración con Manuel Mendive, algo más de ocho años que llevamos representando su trabajo al otro lado del Atlántico y algo más de ocho años en los que inevitablemente nos hemos dejado atrapar por los mundos del maestro.

Son muchos los proyectos que se han llevado a cabo en ese tiempo, exposiciones individuales y exposiciones colectivas o ferias han sellado una estrecha colaboración que volvemos a evidenciar con esta nueva muestra, una selección de trabajos que actúa como revisión de todo lo caminado hasta el momento entre artista y galería.

MENDIVE, como título homenaje, es una exposición que cuenta con obras de las décadas de los 80, 90, 2000 y 2010 y que ensalza la figura de éste artista multidiciplinar como lo que es, uno de los maestros de la plástica cubana más relevantes de la actualidad.

En el 2014 se cumplían los 50 años de la longeva carrera artística de Manuel Mendive y con este motivo realizamos la muestra “Pequeñas fugas” que resultó un nuevo éxito y un reclamo para todos los amigos y seguidores tanto de Artizar como del maestro.

En estos tres últimos años la figura de Mendive ha dado un salto, no sólo ha roto sus propios records en el mercado del arte, marcando máximos en las subastas de arte latinoamericano de Christie’s, Sotheby’s y Phillips de Nueva York, sino que ha realizado numerosos proyectos expositivos, instalativos y performances, como por ejemplo la ya habitual intervención para la Bienal de la Habana, en la que desplegó su magia con los bailarines representando sus propios personajes y haciendo de las calles de La Habana vieja un inmenso y tangible lienzo “mendiviano”.

Por supuesto, esta prolífica conexión entre Canarias y Cuba no dejará de proporcionarnos espléndidos proyectos y acercarnos más si cabe a los mundos místicos, naturales y pasionales del maestro del arte cubano Manuel Mendive Hoyo.

En esta ocasión cambiaremos la rutina de “viernes noche” de inauguración y el opening tendrá lugar el sábado 16 de Diciembre a las 11:30 de la mañana. Esperamos verles y disfrutar de una mañana de sábado con el mejor arte.

Primera individual de Marco Alom en Artizar

Un año en Pátmos, la exposición que Marco Alom (Los Gigantes, Tenerife. 1986) ha preparado para la Galería Artizar, dialoga sobre el acto de tomar distancia para ordenar las obsesiones y obtener conclusiones de todo lo experimentado, de retirarse al territorio acotado y periférico para poder dar sentido a las contradicciones, estableciendo un año vivido como punto de inflexión entre una etapa de la vida y otra, el colapso de un tiempo y la anunciación de otro.

Ideado en un inicio tras la lectura de El Juicio Universal de Giovanni Papini, esta versión del Apocalípsis en donde los tiempos conocidos llegan a su final y comienza el periodo prometido, se convierte en un diario estético, un libro de bitácora escrito en símbolos, el testimonio de un periodo donde una amalgama de situaciones da paso a las imágenes surgidas… Pátmos como refugio, como periferia desde la que se habla al exterior, pero ante todo como un territorio psicológico donde el autor recrea y traduce lo que nace entre la delgada línea de lo territorial y lo intangible, es el resultado donde los iconos personales y los universales se encuentran para poder establecer un imaginario propio. Se empieza dibujando lo que se quiere y se termina dibujando lo que se es.

Pátmos, una minúscula isla del Mar Egeo con apenas  34,05 km², fue el lugar donde en su vejez San Juan tuvo las visiones que dieron paso al Libro de Las Revelaciones, más conocido como El Apocalipsis. Fruto de una corriente de tradiciones, simbologías metafísicas, experiencias y, ante todo, el reducido espacio de su isla y la gente que con el apóstol compartían fortuna, este libro se convirtió por su dualidad entre belleza y turbación, en una de las obras canónicas de nuestra cultura.

Robert Graves en Yo, Claudio ponía en boca de Póstumo, el nieto del emperador Augusto exiliado en un minúsculo islote en el Mediterráneo, que éste “había contado la superficie de la isla con los pasos de un corto paseo”; y así recordamos también a Steve McQueen en la película Papillón, contando día tras día los cinco pasos que medía su celda en La Isla del Diablo. La superficie que habitamos intenta esbozar nuestras posibilidades, condiciona nuestro imaginario y elabora una nueva gama de obsesiones y pretensiones, creando paisajes radicalmente nuevos en la mente de aquellos que lo recorren cada día.

 

En un mundo redondo, el lugar más lejano al que puedes llegar es el lugar del que partes.

Final e inicio de temporadas en la Galería ARTIZAR

Neomismos – Carlos Nicanor

Como viene siendo habitual la galería Artizar cerrará durante el mes de agosto en el que aprovecharemos para tomar un respiro y moldear los proyectos que vendrán para la temporada que empieza en septiembre.

Dejamos atrás exposiciones individuales de jóvenes artistas de nuestras islas, como Noelia Villena y Alejandreo Correa. La primera, una creadora que ya tiene seducido a los círculos artísticos con sus numerosos y sobradamente bien presentados proyectos anteriores, y el segundo, uno de los descubrimientos en la pintura canaria de los últimos años, así lo atestigua el gran éxito de su exposición en Artizar y el espléndido recibimiento en La Habana, dónde participó junto con otros cuatro artistas en una muestra colectiva de la galería Artizar en colaboración con el espacio Estudio Arte Contemporáneo de la capital cubana.

Dicha muestra se celebró durante el pasado mes de mayo y reunió obras del mismo Alejandro Correa, Carlos Nicanor, Martín y Sicilia, Julio Blancas y Ubay Murillo. Ampliando de esta forma los ya fuertes vínculos de Artizar con Cuba y su arte. Sin ir más lejos, temporada que termina se inició con una exposición del colectivo cubano The-Merger, su presentación oficial en España y Europa.

Espacio Arte Contemporáneo – La Habana

Tras esto, se sucedieron tres proyectos individuales de tres grandes artistas grancanarios afincados en Tenerife. Primero fue Carlos Nicanor con Neomismos. El fin de un pretexto, seguido de Julio Blancas con Fies(t)ole y la que cierra la temporada Sycopúrpura de Sema Castro.

Un verdadero lujo de temporada que se despide, y no menos importante lo que viene. Para empezar, el 8 de septiembre inaugurará Santiago Palenzuela con trabajos de recientísima factura, a finales de octubre será el turno de Marco Alom, otro de esos artistazos que descubrimos en el último Now Artizar y que hará maravillas con sus pilots en las paredes de nuestras salas. Con esto, cerraremos el año con una nueva exposición del maestro cubano Manuel Mendive, un clásico de la galería, pero que cada año su figura, su mercado y su arte crecen más y más, dificultando nuevos proyectos, no obstante, trabajamos para que siga siendo reconocido en Europa.

Otro cubano seguirá al maestro Mendive en la programación, se trata de Jairo Alfonso, con el que hemos trabajado anteriormente en algunas colectivas, como Empapelados y Aires de Cuba, pero que en esta ocasión presentará una individual con nuevos trabajos creados en su estudio de Nueva Jersey.

Manuel Mendive

Volverán a nuestro espacio Martín y Sicilia, que arrastran unos años cargadísimos de proyectos. Y para terminar la 2017-2018, presentaremos una nueva colaboración, esta vez con el artista Jesús Zurita, que expondrá de forma individual entre los meses de mayo y junio de 2018.

Un gran coctel para seguir de cerca nuestros eventos. Que tengan un buen verano y nos vemos de nuevo el 8 de septiembre.

JULIO BLANCAS vuelve a la Galería ARTIZAR

Durante la segunda mitad de la década de los noventa la obra de Julio Blancas manifiesta algunos de los rasgos determinantes de su trabajo, como son el carácter metódico y reflexivo de sus empeños y la dimensión sobrada de los mismos. De esa época serán los primeros paisajes, bosques, prados, cuevas o arquitecturas, dibujos sobre papel generalmente  de formatos colosales que, pese a no alejarse de la naturaleza como referente, evidenciaban una intensidad extrema en su configuración material y la irreductible pasión del artista por los elementos más básicos de su trabajo: el lápiz y el trazo. Con ellos va a construir un lenguaje propio y emprenderá un ambicioso proyecto que tendrá a ese lenguaje como sustancia de análisis a lo largo de dos décadas. Durante ese tiempo el uso del lápiz de grafito cohesionará y condicionará su obra, aunque también irá escrutando las posibilidades expresivas del  soporte,  que acabará por unirse al lápiz y al trazo en la concepción y configuración de sus trabajos.

Han pasado dieciséis años desde la última exposición individual de Julio Blancas en la Galería Artizar, bajo el título Laberinto. Dieciséis años que sin embargo han estado repletos de proyectos en común que han ido construyendo un camino que no siempre ha sido de rosas, afortunadamente, pues entre las rosas se esconde la autocomplacencia y el conformismo. Como el propio Julio diría, no ha sido una “cursilada”, y tras el desencuentro y el debate viene el crecimiento.

Lo cual nos lleva a Fies(t)ole, un proyecto surgido del aprecio y la empatía, en el que Blancas ha tomado la “senda del carbón” que abriese durante OSMOSIS (TEA, 2015) para cartografiarla al milímetro, explorando las infinitas posibilidades de un material que en sí mismo es puro sedimento para convertirlo en sus propios sedimentos, que estratifican en secos barrancos a la espera del agua. Hasta ahora.

En esta ocasión cambiaremos la rutina de “viernes noche” de inauguración y el opening tendrá lugar el sábado 15 de abril a las 11:30 de la mañana. Esperamos verles y disfrutar de una mañana de sábado con el mejor arte.

Tercera individual de CARLOS NICANOR en la Galería ARTIZAR

carlos-nicanor-artizar-web

Notas sobre Neomismos, el fin de un pretexto.

Todos los ejes narrativos de un artista se ponen en crisis cuando este decide iniciar un viaje hacia un nuevo espacio de investigación. Esto ha ocurrido con Carlos Nicanor y su trabajo Neomismos, un acercamiento a un lenguaje neobarroco en clave crítica y paradójica, desarrollado en dos propuestas expositivas, la anterior Neomismos, el Barroco como pretexto, y la que aquí presentamos: Neomismos, el fin de un pretexto. Las piezas relativas a estos espacios neo encierran una contradicción que emana desde el interior mismo de los objetos, y que soportan un peso tan irreal como contundente.

El recorrido propuesto por el artista en este “ciclo barroco” ha puesto ─ahora sí─ una línea clara con respecto a la frontera entre el interior y el afuera de la obra. A través del barroco, como excusa, plantea problemas visuales que se articulan como un fondo enigmático de instrumentos disonantes, que unidos por las claves que encierran estos Neomismos se comportan como un solo texto. Esta es una característica fundamental de los objetos irónicos y poéticos de Nicanor, un juego con ese espacio liminar de las imágenes, tanto desde la fisicidad como desde el aspecto ontológico. Se trata de la perpetuación y  la concreción de un pretexto de uso visual o, si lo queremos llamar así, de un neo-lenguaje que ha producido un trabajo que aúna la capacidad de extrañeza visual y la narrativa libre; esto es lo inherente a las piezas del artista. Neomismos, el fin de un pretexto es un escenario de ideas, casi una pieza única compuesta de diferentes movimientos orquestados de forma dialéctica para una escucha simbólica.

Dalia de la Rosa

Carlos Nicanor - Artizar

Alejandro Correa pinta la Galería ARTIZAR

alejandro-correa-artizar

Vuelta a la pintura, al lienzo, al romanticismo en la pincelada, vuelta a la interpretación de la realidad-ficción por una mano ávida de crecer, que se deja guiar por lo que le cuenta cada “cuadro” para así llegar a un verdadero final, caprichos del artista y su pintura que a partes iguales deciden cada historia y cada instante de cada obra.

Tras su participación en la última edición de Now ARTIZAR el pasado año, Alejandro Correa (Tenerife, 1984), inicia su andadura con la Galería ARTIZAR mediante una exposición individual en la que mostrará su trabajo pictórico.

Una selección de pinturas dedicadas al horizonte convivirán con trabajos de series anteriores en una muestra que acercará al público de ARTIZAR la joven y prometedora carrera de Alejandro Correa.

Inmejorable final de un año realmente ambicioso y con fantásticos resultados para la galería, marcado por las exposiciones de artistas consagrados a nivel internacional y por la apuesta de jóvenes creadores de las islas.

Inauguración: Viernes 16 de diciembre de 2016 a las 20:00 h.

El colectivo cubano The-Merger en ARTIZAR

the-merger - Artizar

The-Merger y las diacronías de un puzzle

La galería de arte Artizar, ubicada en la isla Tenerife, presenta este 2 de septiembre Diacronías de un puzzle, exposición individual de The-Merger, colectivo artístico cubano formado por Mario Miguel González (Mayito), Niels Moleiro y Alain Pino.

Desde sus inicios en 2009, esta tríada artística ha recuperado el espíritu creativo de colaboración múltiple, potenciado sobre todo en los años ochenta y noventa en Cuba, así como el tema de la desmitificación del autor en tanto único gestor de su obra. The-Merger, tal y como lo refiere su nombre, fusiona, hibrida e integra ideas que devienen materia misma del arte y hacen coexistir realidades diversas. Sobre la base del trabajo con el acero inoxidable han desarrollado una estética singular en el acabado de esculturas de mediano y gran formato, ubicadas casi siempre en los espacios interiores.

Su discurso logra ser tan local como universal. Opera con signos y símbolos reconocidos en ambos contextos para comentar los sucesos de actualidad política, la arbitrariedad del mercado del arte, la metalización de la vida y los constantes indultos al abuso de poder. Su lenguaje apela a la apariencia de “lo bello” y al aspecto reluciente e impoluto de las formas, como estrategia contemporánea de camuflaje y seducción. Tales ilaciones parten de la influencia del Simulacionismo y de artistas como Jeff Koons, cuyas concepciones han implicado la cita y reinterpretación de poéticas y estilos anteriores, su descontextualización y consiguiente vaciamiento conceptual, oculto tras la mera imagen. En las obras de The-Merger, sin embargo, es difícil aislar totalmente el contenido pues cada elemento sustenta el concepto final.
the-merger - Artizar 2

Desde hace algún tiempo, “el imperio del acero” ha hecho espacio para soportes como el lienzo y la cartulina. Unas veces funcionan como vistas de la pieza escultórica ya terminada y otras, como resultado de la lluvia de ideas que casi siempre va mucho más rápido que la producción. De cualquier forma, respiran el hedonismo del refinado volumen. Para esta ocasión, en su muestra Diacronías de un puzzle, se reúnen obras que justamente van desde lo bidimensional hasta lo tridimensional, contemplando acuarelas, pinturas y esculturas. En esta oportunidad, The-Merger reflexiona sobre la capacidad humana de reconstruir los espacios ausentes y vitales para la conformación de identidades, con el recurso del puzzle y el engranaje como elementos de conexión en el tiempo. Básicamente, el puzzle -técnica didáctica para la enseñanza- al considerarse como uno de los primeros cimientos del desarrollo intelectual del ser humano en edades tempranas, no concibe la disparidad. En las piezas de The-Merger todo encaja como una máquina perfectamente construida, a pesar de estar ataviadas de una intencional incongruencia en la comunión de sus referentes. Cabezas cercenadas, con (o por) el desarrollo industrial y tecnológico, se erigen como híbridos de motivos culturales alejados cronológicamente, bajo la única convergencia posible: la conciliación del pensamiento.

De esta manera podemos encontrar sin prejuicio alguno el David, de Miguel Ángel, y la ciudad actual de New York completando su cabeza. Las asociaciones quiebran pronto las distancias y el enfrentamiento a Goliat trasciende a la actual pugna hegemónica entre los grandes centros de poder. Pero la ciudad cosmopolita recurre a otra de las piezas para ser el elemento que acople exactamente entre dos mitades de cabezas de sexos opuestos, pero carentes de identidad cultural. Otras obras utilizan el engranaje y a partir de piezas mecánicas como el cigüeñal juegan con la relatividad del poder y su autonomía. The-Merger maneja y altera el tiempo para demostrarnos que cada imagen sobre algo siempre será un constructo mental, la cual haremos coincidir con nuestra experiencia porque así se desarrollan las convenciones de la comunicación humana, sobre un principio de completud, en el que cada quien tiende, según su propio conocimiento, a concluir ideas, imágenes o frases presentadas a medias. De alguna manera, las cabezas de The-Merger recuerdan a los “hombres-libros” de Fahrenheit 451… porque portan consigo los fragmentos de historia y las ansias de perpetuarla ante la ignorancia.

Claudia Taboada Churchman

La Habana, Agosto 2016

slide4