El maestro José Bedia vuelve a Tenerife de la mano de Artizar

UN MURMULLO, UN RONRONEO…  CANTARES DE UN SUSURRO ARCANO

(oralidad y vínculo en -la obra reciente de- José Bedia)

 

Se logra lo mismo sacrificando un elefante que con un vaso de agua y una vela. El secreto o lo que los estudiosos llaman “el sacramento o lo sagrado”, -en verdad- está en el canto que se le ofrenda a esa vela y al agua del vaso.

Octavio Colé | Sacerdote Babalawo | 45 años de Ifá

 

En voz muy bajita, casi como susurrándonos, el artista cubano-americano José Bedia se empeña -desde hace años- en rescatar la oralidad, dejar sus huellas urdiendo un mapa a través de su quehacer visual, fundamentado en el lenguaje pictórico y el dibujístico, un mapa simbólico sobre la trasmisión de saberes oralmente; una constante que ha sido y es, desde siempre, una de las premisas utópicas y metodológicas de su trabajo. Bedia edifica su obra desde una operación de arqueología y restauración de sus estudios antropológicos sobre cómo sobreviven hoy día las “culturas primalistas”, en combinación, con cómo también sobreviven al avance civilizatorio del progreso social como maquinaria homogenizadora, las culturas populares. En ese sentido, el artista es un registrador, un anotador de marcas endémicas que tienden a desaparecer de los estratos que componen nuestras voraces culturas omnívoras. Estas culturas trasatlánticas atravesadas por la africanidad, la españolidad y lo aborigen, en una mezcolanza en perpetua mutación, en un movimiento infinito de autodefinición.

Quizás por esa urgencia de quien no sabe a cuánto estamos de la inevitable  desaparición de estos fragmentos culturales que están siendo solapados, ocultados, silenciados, en su última producción Bedia se esfuerza por “ilustrarnos” -en el sentido de quien enseña, muestra u ofrece una iniciación gnóstica- cómo se mantienen entre nosotros esas transmisiones orales, como el ronroneo de ciertas nanas (canciones de cuna, muchas ya universales que han trascendido su localismo), boleros, danzones, habaneras, cantes de ida y vuelta, canciones susurradas, cantadas como murmullos al oído del iniciado, del recién nacido, del niño ingenuo que todavía el hombre es, pues Occidente se infantiliza cada día en su narcisismo tardío que aún resuenan entre nosotros.

En un universo de reclamos de egolatrías, Bedia se desliga y baja la velocidad de sus obras, las hace menos escandalosas[1], más íntimas, más directas, menos enigmáticas, como si primara en él una necesidad de “hacerse entender”, incluso haciéndose más descriptivo[2]; apelando a una relación narrativa directa, ni siquiera cargada de su habitual sentido del humor, sino didácticamente análoga, clara… clarividente.

Puede que esta necesidad late en José Bedia porque está anclada en el conocimiento de que en esa relación de fe hay un vínculo, un nexo que debe salvarse, anotándolo, haciéndolo fabulación visual, cuaderno de anecdotario, crónica simbólica que indica una resistencia invicta aún. Una conexión hombre planta, planta animal, animal mujer, mujer luna, luna tierra, monte mar, mar tierra espíritu… y así. Una recíproca relación eco-sistémica donde “algo” de ese saber ancestral podría indicarnos las reglas del juego de nuestra supervivencia como especie, como sociedad presente que se proyecta hacia el futuro desde el pasado. Un vínculo que es transversal y atemporal, poseedor de un saber que traspasa el tiempo. Un diálogo que Bedia comprende como el don en lo dado, en el intercambio, en la voz de los otros, en su palabra y su musicalidad, su sinfonía mínima.

Aún cuando esa música suene detrás, de fondo, como un murmullo, un cántico divino silencioso, en voz baja, sólo para entendidos e iniciados, estudiosos sabedores de esas lenguas otrora misteriosas, enigmáticas y ocultas ante los saberes actuales, idiomática que conoce perfectamente porque sabe que si él pregunta… sus deidades responden. Como dejó plasmado en aquella obra germinal de título: Si yo te llamo tú me respondes (1985). Una graficación del sistema dialógico y vinculante que describe la relación del Iniciado y su Nganga.

A día de hoy, tal vez, todavía alguien de fe.

Omar-Pascual Castillo

Primavera de 2019 | Las Palmas de Gran Canaria, España.

_________________________________

[1] Sus macro-instalaciones por la que se lanzó su carrera por la década de los 90s, algunos críticos las etiquetaron de “efectistas, chabacanas, o escandalosas”, cuando en verdad eran evidentemente un grito… pero un merecido grito de libertad, tras su temprano exilio, primero a México y luego EUA.

[2] Un rasgo que podríamos decir ya abarca dos décadas, pues desde el inicio de su agrisada serie de Estatuas, Ruinas y Batallas Navales del año 1999, este carácter narrativo se hizo latente, un sello que actualmente Bedia cultiva con cierto desparpajo y desacomplejado placer pictórico, alcanzando cuotas de verdadero goce, derroche y magistralidad.

 

  • Inauguración_ Viernes 29 de marzo a las 20:00 h. (contaremos con la presencia del artista)

Primera individual de José Bedia en ARTIZAR

Jose Bedia - Artizar

El maestro cubano José Bedia vuelve a desembarcar en la ciudad de La Laguna, Tenerife. En esta ocasión será presentando la muestra individual “Isla, monte, animal, gente”, su primera individual con la Galería Artizar.

Dentro de la línea que sigue Artizar, con una marcada dedicación al arte cubano contemporáneo, José Bedia no podía faltar entre sus artistas predilectos. Ya en 2011 Bedia expuso en la Sala de Arte del Instituto Cabrera Pinto junto con, el también artista de la Galería Artizar, Hans Lemmen (cuya exposición individual seguirá a la de Bedia en el mes de abril de 2016).

Para su primera colaboración con una de sus galerías representantes en Europa, Bedia colgará lienzos imponentes que descubren por completo su arte. Esa sobrecogedora visión de los mitos de Palo Monte con la fuerza de su característico pincel, convertirán las salas de Artizar en un verdadero espectáculo visual. Magníficos personajes que pondrán en jaque nuestra percepción de protección o de amenaza, acompañados de lienzos muy cercanos a los mundos de Wifredo Lam y otras tantas pinturas de mediano y pequeño formato arraigadas a la relación del hombre con la naturaleza.

Desde el viernes 5 de febrero hasta el sábado 26 de marzo de 2016, se podrán contemplar los últimos trabajos de este tan admirado maestro del arte cubano contemporáneo. Y así, con esta propuesta, se iniciará una estrecha colaboración entre artista y galería que desde Artizar esperamos sea duradera.

Jose Bedia - Artizar 2

ARTIZAR despide un gran año…

Amparo Sard

Vemos como termina este 2015. Apurando la recta final revisamos el trabajo que ha quedado y no podemos dejar de sentirnos orgullosos y muy afortunados de haber contado con tan buenos proyectos y tan buenas personas que nos han acompañado para darles más sentido.

El año se inició con una muestra colectiva que abarcaba la obra de seis magníficos artistas cubanos contemporáneos, desde la juventud de Maykel Linares o Jairo Alfonso, pasando por The-Merger o Santiago Rodríguez Olazábal hasta los maestros René Peña y Manuel Mendive. Podemos decir que la exposición Aires de Cuba trajo a la ciudad de La Laguna auténticos aires cubanos.

En el mes de abril presentamos nuestra primera colaboración con la artista mallorquina Amparo Sard, sobra decir que se trató de un verdadero lujo de exposición y una magnífica alegría poder incluir a tan importante creadora a nuestros aliados artísticos.

Los días que duró Sombras, fueron de por si un éxito y un pasito adelante de nuestra galería.

Carlos Nicanor

A modo de pequeño paréntesis expositivo, la galería ARTIZAR acudió a la XII Bienal de La Habana para representar y apoyar al escultor Carlos Nicanor que fue seleccionado para participar en el proyecto colateral Detrás del muro, bajo la curaduría de Orlando Brito. La pieza elegida y que durante un mes se estuvo desarrollando en la capital cubana fue Lemon way, un camino de baldosas amarillas hecho de tacos de madera que nacía en el Parque Maceo y moría tras la barrera del Malecón, en ligero contacto con el mar Caribe.

Sumergidos de lleno en la plástica de manos femeninas, tomó el relevo Laura Gherardi con su puesta en escena titulada De estraperlo, un completo devenir de sensaciones y texturas. Como ya es habitual cada vez que la artista italiana muestra sus trabajos, la acogida y admiración de todo el mundo artístico canario fue unánime.

Para cerrar temporada, ARTIZAR decidió acudir a la feria internacional de arte de Santander (Artesantander) a finales de julio, con una selección de obra de Amparo Sard, que realmente nos impulsó en la situación galerística nacional.

Pasado el verano, iniciamos temporada con la segunda muestra individual de la artista gallega Pamen Pereira. Si pasaste por la galería durante esos días dudo que hayas podido olvidar esas piezas mitad arte mitad magia. Tampoco el mar duerme estuvo coronada por la pieza con el mismo nombre, que conseguía hacer cautivo al océano y su furia en una pequeña pecera. También Equanimidad, un sombrero cubierto de velas derretidas y coronado por una de esas velas prendida aún, que suspendido en el aire sin sujeción alguna dejó perplejo a cuantos lo miraban.

Pamen Pereira

Así llegó Now ’15, una nueva edición de la exposición que toma forma gracias a la convocatoria que realiza la galería para descubrir jóvenes artistas que trabajen en las islas. De esta manera llegaron a nosotros una importante cantidad de solicitudes de las que seleccionamos cinco. Sara Garsía, Marco Alom, Romina Rivero, Alejandro Correa y Daniel de la Guardia presentaron sus trabajos a nuestros visitantes, coleccionistas y amigos en lo que consideramos una verdadera puesta de largo para los cinco, así como un acierto en la formación de dicha exposición.

En estos momentos contamos con una nueva exposición individual del artista británico Dave McKean, con el cual tuvimos la suerte de contar durante la inauguración y el día siguiente, en el que ofreció una firma de ejemplares a todos los seguidores que quisieron pasarse (más de dos horas de firmas acompañadas de pequeños dibujos).

La muestra An Ape’s Progress (y otros cuentos) va por el camino de convertirse en una de las más relevantes de nuestra reciente historia, tanto en aceptación como en ventas y divulgación mediática. Un verdadero placer que volveremos a repetir en cuanto nos sea posible.

Con esto nos ponemos a escasos días de acabar el año y dar recibir a uno nuevo, que esperamos, aunque no será fácil, no desmerezca al anterior.

Por lo pronto podemos adelantar algunos nombres y proyectos.

Iniciaremos la carrera expositiva con una individual del maestro cubano José Bedia. Durante el transcurso de esta muestra estaremos presentes por partida doble en la semana del arte de Madrid, del 24 al 28 de febrero. Por una parte, participaremos por primera vez en la Feria de arte ArtMadrid, con un stand dedicado exclusivamente al maestro Manuel Mendive vinculado desde hace ya más de 6 años a la Galería ARTIZAR. Y por otra parte, también como primera vez, mostraremos la obra más reciente de la tinerfeña Noelia Villena en la feria de arte emergente Room Art Fair (RAF) que cumple su quinta edición y se celebra en el Hotel Petit Palace Santa Bárbara de Madrid.

Noelia Villena

Pasada la aventura por la capital de España, tomará el relevo en la galería la obra del artista holandés Hans Lemmen que por segunda vez de manera individual se hará con nuestra sala. En junio, contaremos con la primera individual de José Luis Serzo, impacientes por llenar ARTIZAR con sus característicos mundos.

Una vez pasado el verano, las tres exposiciones que terminarán con el año 2016 serán de; Noelia Villena, que tras su muestra dual en 2014, y la participación en Room Art Fair, hará su primera individual con nosotros. A final de octubre y siguiendo ese vínculo que tenemos con el arte cubano, llegará por primera vez a Europa una exposición del grupo de artistas The-Merger, un triunvirato compuesto por Mario Miguel González (Mayito), Neil Moleiro y Alain Pino. Cerrará el año expositivo 2016 en la Galería ARTIZAR el escultor canario Carlos Nicanor que como siempre, nos tendrá a todos en ese vilo que envuelve a cada una de sus exposiciones, ¿con qué nos sorprenderá esta vez?…

Con todo esto recordamos lo que pasó en el año que termina e informamos de lo que tenemos previsto para este que ahora empieza. Confiamos en que sigan fieles a nuestros proyectos y nos ayuden a seguir creciendo y regando con arte a nuestras islas.

¡Felices fiestas!

Manuel Mendive - Artizar
Manuel Mendive